El Cerebro Ocioso

El investigador estadounidense Andrew j Smart en su libro "El arte y la ciencia de no hacer nada", da cuenta de la existencia de una red neuronal en estado de repaso (RSN) y una red neuronal por defecto (DMN), cuando no estamos conectados en una tarea específica, una red amplia en nuestro cerebro comienza a enviar y recibir información. Hasta la decada del 90 se pensaba que cuando el cerebro se encontraba en una mínima demanda tenía poca actividad, actualmente sabemos que el ocio genera una actividad particular en nuestro cerebro, la denominada red por defecto actúa en esta instancia y tendría incidencia en la creatividad y la imaginación.
Estudios recientes indican que el CI de los nativos digitales es mayor pero que su creatividad es menor, esto estaría asociado a fenómeno multitasking y jornadas laborales más extendidas. Ya hace treinta años Buzsaky (Neurobiólogo), descubrió un patrón en el hipocampo que permite consolidar nuestra memoria reciente con lo almacenado anteriormente, estas "ondulaciones" se producen sólo cuando nuestro cerebro está desconectado. Los espacios de ocio permitirían a que nuestro cerebro genere nuevas conexiones e incorpore nueva información. Alex Soojung-Kim Pang, afirma que cuando nuestro cerebro funciona en automático permitimos que nuestro subconciente explore nuevas alternativas para solucionar lo pendiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poblaciones Ecológicas

La experimentación en Biología